Las organizaciones poseen distintos tipos de costos en su estructura que luego se trasladan al precio final del producto o servicio que comercializan.

Sin embargo existen factores variables asociados a la productividad que son muy difíciles de determinar y que acaban trasladándose directamente al resultado final, causando una erosión no esperada en el mismo.

Entre esos factores variables se encuentran todos aquellos eventos considerados como “anormales” a la operación por lo cual su impacto en la misma no es posible de determinar ya que ningún sistema es diseñado pensando en la anomalía.

Algunos de los eventos considerados como “anormales” son:

  1. Ausentismo por eventos vinculados a la operación.
  2. Ausentismo por eventos no vinculados a la operación.
  3. Paradas no programadas de operación por accidentes personales.
  4. Paradas no programadas de operación por accidentes no personales.
  5. Paradas no programadas de operación por situaciones sociales.
  6. Retrabajos como producto de problemas de calidad.

El ausentismo vinculado a la operación es generado fundamentalmente por aquellos accidentes con días perdidos o enfermedades profesionales originadas en el ámbito laboral.

El ausentismo no vinculado a la operación es aquel que se genera fuera del ámbito laboral pero impacta a la operación, ya sea afectando la productividad, el plazo de ejecución o aumentando la probabilidad de ocurrencia de accidentes o enfermedades laborales.

El ausentismo, al igual que los accidentes, poseen un perfil muy marcado para cada tipo de tamaño de organización (pequeña, mediana o grande) o tipo de industria (Manufacturera, Construcción, Comercialización, Comercio a la calle, Restaurantes y Hoteles, Transporte, almacenaje y comunicaciones, servicios financieros y/o administrativos y servicios comunales, sociales y personales)

Por ejemplo el ausentismo derivado de accidentes personales con días perdidos es mucho más marcado en la industria de la construcción al igual que las faltas sin aviso, que en la industria manufacturera o de comercialización, donde el ausentismo derivado a enfermades es mucho más marcado.

De igual forma, en función del tamaño de la organización, a medida que la misma crece en dimensión de planta, la proporción de empleados ausentes también.

Realizamos un estudio analizando los reportes de ausentismo de los últimos 3 años del Ministerio de Trabajo de la Nación, junto con los reportes de accidentología de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

De esa forma, y sumando nuestra propia experiencia en el campo, logramos determinar una línea de base nacional con la cual comparar los parámetros de una organización y así diagnosticar una situación.

Pero ¿cómo impacta el ausentismo en el negocio?, ¿cómo está compuesto el ausentismo realmente? ¿cómo se aborda esta problemática?

Según nuestro análisis 17 de cada 100 empleados se ausentan al menos 1 vez por mes, y el tiempo promedio de las ausencias es de 5 días, eso significa que una organización promedio invierte cada 100 empleados USD 75.100 en masa laboral que no produce. Dicho de otra forma, una organización promedio cada 100 empleados solo tiene 96 y medio produciendo.

El ausentismo está compuesto por varios motivos entre ellos enfermedad, accidentes y enfermedades laborales, problemas personales, temas gremiales, maternidad, estudio, faltas sin aviso, etc.

Los dos ítems que se llevan la mayor masa de días de ausencia son enfermedad, y accidentes y enfermedades laborales.

Sin embargo es para notar que un gran porcentaje de las ausencias clasificadas como problemas personales o faltas sin avisos corresponden a enfermedades o accidentes ocurridos en el ámbito doméstico que el empleado debe atender.

Existen muchas formas de abordar esta problemática y usualmente las organizaciones toman medidas orientadas al control y penalización, siendo estas medidas efectivas en un corto plazo pero luego su eficacia se diluye con el tiempo.

La problemática del ausentismo está asociada a una conducta, por lo cual, el cambio está asociado a la mejora de esa conducta tanto del individuo como nodo principal, como de su entorno.

En Data 4HR consideramos que no existen recetas mágicas aplicables para todos por igual, y que el camino es un mix entre elementos de control y trabajos de mejora de conducta.

Si bien estar por arriba o por debajo de la línea de base es determinante para conocer el estado actual de una organización, aún más importante es la identificación de los puntos de mejora para optimizar esos indicadores y aportar con gestión al resultado global de la organización.

Luego de analizar la situación, definimos un plan de trabajo, en donde se marcan ciertos KPIs (Key Perfomance Indicators) para ir midiendo la efectividad de las acciones implementadas, y analizar si es necesario incurrir en modificaciones de enfoque o método para cumplir los objetivos determinados al inicio.

Este plan de trabajo, apunta esencialmente a acciones de comunicación, formación, verificación de controles operativos y modelos de operación, siempre con el firme objetivo de mejorar el negocio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s